¿Tu empatía está sesgada?

Un nuevo libro argumenta que nuestras perspectivas siempre son limitadas, pero podemos entender mejor a otras personas si aprendemos a usar la empatía sabiamente.



¿Es la empatía una herramienta útil para comprender mejor a otras personas o simplemente refleja nuestros prejuicios?


Esta pregunta ha atormentado a investigadores y filósofos durante décadas. Algunos han argumentado que la empatía es defectuosa y problemática (especialmente en ciertas situaciones, como juzgar a las personas en un tribunal de justicia o elegir dónde donar dinero). Después de todo, resonamos más naturalmente con los sentimientos de las personas que son similares a nosotros, haciendo que la empatía dependa de nuestras propias experiencias y antecedentes.


Pero la filósofa Heidi Maibom cree que lo contrario es cierto: que tomar las perspectivas de otras personas conduce a una mayor comprensión social y justicia.


En su nuevo libro, The Space Between: How Empathy Really Works, examina el pensamiento filosófico y la investigación psicológica para mostrar cómo cada uno de nosotros tiene una forma en primera persona de ver el mundo que, cuando se reconoce y se cuestiona, puede aumentar nuestra comprensión de nosotros mismos y de otros. Al examinar el papel de la empatía en nuestras vidas, argumenta, podemos mejorar nuestras relaciones sociales e instituciones cívicas.


Greater Good habló con Maibom sobre las barreras que se interponen en el camino de la empatía y cómo usarla sabiamente.


Jill Suttie: Algunos opositores a la empatía argumentan que debemos aspirar a la objetividad. Pero usted argumenta en su libro que todo el mundo está sesgado y que la objetividad es imposible. ¿Por qué?


HM: En mi libro, primero describo la lente particular a través de la cual vemos el mundo como seres humanos. Si piensas en las cosas más importantes que debemos hacer en nuestras vidas (encontrar comida, encontrar pareja, conseguir agua, encontrar refugio, etc.), verás que implica acción. Organizamos la información entrante desde el exterior para poder actuar en consecuencia. Eso significa que vemos el mundo en términos de nuestras propias necesidades, no objetivamente.


Observa nuestra tendencia a hablar de las cosas como si estuvieran cerca o lejos, por ejemplo, o como si fueran grandes, peligrosas, venenosas o comestibles. Estas son claramente formas de ver el mundo en relación con nuestra propia constitución y en términos de nuestras necesidades e intereses, no en términos de las cosas mismas.


Las personas a menudo reciben el mensaje de que el sesgo es algo incorrecto, pernicioso y malo, y debemos tratar de deshacernos de él. Pero el sesgo es necesario para nuestra supervivencia. Así es como podemos existir, porque no tenemos el ancho de banda para capturar toda la información en nuestro entorno, sea o no relevante para nosotros. La mayoría de las veces, nuestros sesgos son muy útiles, pero solo debemos ser conscientes de los momentos en que no lo son. Y el primer paso hacia eso es tener humildad intelectual: reconocer que tu perspectiva está sesgada de esta manera.


Por ejemplo, considera un juez de la corte. A veces, cuando escuchas hablar a los jueces, hablan con absoluta certeza de que ven las cosas claramente, como realmente son. Piensan que empatizar con cualquiera de las personas en los procedimientos solo crearía ruido, brindándoles información subjetiva y sesgada. Pero, si tomar el punto de vista de otra persona te hace más subjetivo, por la misma lógica permanecer con tu propio punto de vista también es subjetivo. Es mejor reconocer tu sesgo que fingir que no existe.


JS: ¿Cuáles son algunos de los desafíos relacionados con tomar la perspectiva de otra persona en función de la forma en que funcionan nuestras mentes?


HM: Hay bastante buena evidencia de que pensamos que nuestra visión del mundo exterior es directa e inmediata, simplemente vemos el mundo "tal como es". Pero cuando estamos pensando y hablando de otras personas, tendemos a decir cosas como "ellos creen esto" o "ellos piensan eso", etc., lo que crea una especie de brecha entre nosotros.


Es posible que tenga una comprensión intelectual de que otra persona se relaciona con el mundo de una manera similar a la suya. Pero también piensas que pueden no hacer las cosas bien. Es como cuando alguien te pregunta: "¿Dónde está el jarrón?" y dices: "Está en la cocina" en lugar de "Creo que está en la cocina".


También parece que pensamos que no podemos evitar creer lo que creemos, pero otros tienen muchas opciones en sus creencias. Estos son solo algunos ejemplos de las pequeñas e interesantes diferencias que afectan nuestras interacciones con los demás y crean dudas sobre sus puntos de vista.


JS: Algunos investigadores piensan que hay beneficios en la toma de perspectiva, pero no están de acuerdo con los aspectos emocionales de la empatía, diciendo que promueve preocuparse solo por personas como nosotros. ¿Cómo lo ves diferente?


HM: Esta es una forma muy clásica de pensar sobre la emoción: que son solo sentimientos y, por lo tanto, no son útiles. Pero si miras la ciencia de las emociones, lo que reconoces es que una emoción es probablemente uno de los estados psicológicos más complejos que podemos tener. La emoción es crucial para su supervivencia, porque enfoca su atención en ciertas características de su entorno sobre otras. Y te motiva de maneras que son útiles dada la situación en la que te encuentras.


Por ejemplo, si tienes miedo, el mundo o la situación en la que te encuentras parece peligroso y puedes correr, esconderte o congelarte dependiendo de qué tan cerca esté el peligro. Si experimentas el mismo sentimiento de miedo que otra persona (a través de la empatía emocional), verás el mundo de la misma manera que ellos, como algo que contiene peligro en lo que debes concentrarte. Prestar atención a tus sentimientos es una forma increíble de entender cómo ve el mundo otra persona.


JS: ¿Puede dar un ejemplo de cómo funciona esto en la práctica?


HM: Un ejemplo es de cuando hice un viaje por carretera con mi amiga, Julie. Íbamos en mi coche y yo conducía la mayor parte del tiempo. Pero una noche quise tomarme una cerveza extra en la cena, así que se ofreció a llevarnos de vuelta al hotel. Empezó a conducir por estos caminos muy angostos y ventosos en cuarta marcha, y yo estaba cada vez más agitado pensando que iba a arruinar mi auto, porque no estaba en la marcha correcta.


En un momento, me agité tanto que prácticamente le grité: "¡Tienes que tomar las curvas en tercera marcha!" Se quedó un poco callada y bajó la marcha. Después, me sentí tan descortés, después de todo, ella se estaba ofreciendo a llevarme, y comencé a disculparme. Pero ella dijo: “Está bien. Si mi esposo, Timothy, condujera mi automóvil y no lo hiciera como yo lo haría, me sentiría de la misma manera”. Se las arregló para capturar imaginativamente una situación similar a la suya, pensar cómo se sentiría ella en esa situación y comprender mejor mi reacción.


JS: ¿No existen barreras para comprender la perspectiva de alguien si tiene una formación muy diferente a la tuya?


HM: Claro, la toma de perspectiva imaginativa solo puede llevarte hasta cierto punto. Es útil tener una amplia gama de experiencias y algún tipo de conocimiento de los tipos de vida que viven las personas que son diferentes a ti. Por ejemplo, si no has tenido hijos y alguien pierde un hijo, ¿cómo tratarías de entender eso desde tu propia perspectiva emocional? Puedes imaginar perder a un padre o una mascota para tratar de acercarte más a la experiencia de la otra persona.


Es bastante complejo, particularmente porque las situaciones en las que es más importante para ti tomar la perspectiva de otro probablemente sean aquellas en las que no te sientas inclinado a hacerlo. Si alguien hace algo que te molesta, te concentrarás mucho en ti mismo y no en cómo la otra persona podría experimentar la situación. Hablo un poco en el libro sobre la terapia de pareja, donde a menudo ves a las personas hablando completamente entre sí porque interpretan todo lo que la otra persona dice desde su propio esquema. ¿Cómo me afecta esto? Eso dificulta la empatía.


Con la toma de perspectiva, estás tratando de capturar el significado de la situación para esa persona. Afortunadamente, la mayoría de las personas tienen mucha más capacidad para hacer eso de lo que les damos crédito. Requiere trabajo, pero se puede hacer. Por ejemplo, si eres un juez en una situación legal, a menudo tienes que averiguar cuáles eran las intenciones de una persona en el momento del delito que cometió, cuáles pensaban que eran las posibilidades de acción en ese momento. La gente a menudo piensa: "Hubo un crimen, y así es como me impactó", y eso debe ser lo que la otra persona estaba pensando en ese momento también. Pero alguien que comete un delito a menudo se ve limitado por otras cosas, y es importante tenerlas en cuenta para determinar cuáles eran realmente sus intenciones.


Para muchas mujeres, es impactante ver que los jueces suelen considerar la violación (u otras situaciones que afectan a las mujeres) como asuntos menores. Esos jueces pueden fácilmente imaginarse a sí mismos en la situación del hombre (como el perpetrador), pero tienen problemas para adoptar la perspectiva de la víctima. En otros casos, es al revés. Como trato de señalar en el libro, no puedes simplemente tomar la perspectiva de alguien y quedarte allí. Tienes que sentarte con tu propia impresión de la situación y ver cómo puedes hacer que encaje.


JS: Haces una declaración en el libro de que no solo es imposible la imparcialidad impersonal, sino que también es indeseable. ¿Por qué indeseable?


HM: Si pudieras tener una visión completamente imparcial y desinteresada de las personas, lo cual sostengo que no es posible, tu falta de participación te haría indiferente a las personas involucradas y cómo les afecta su situación.


A veces, los filósofos sugerirán que, para ser una persona imparcial, debes ser una persona sin emociones. Pero esa persona también sería inhumana. Un “universo objetivo” no nos acercará ni a la imparcialidad ni a la justicia. Ni la ley ni la moral tratan de satisfacer algunas demandas impersonales del universo; tratan sobre cómo podemos vivir bien juntos como seres humanos. Eso toma una perspectiva humana, que siempre es subjetiva.


Una cosa que espero que haga mi libro es generar más debate sobre cómo la empatía afecta nuestros problemas de justicia social. Mucha gente piensa que la empatía es superficial. Pero tenemos muchas investigaciones que nos dicen lo importante que es comprender a otras personas. Considero que la toma de perspectiva aporta más humanidad a esos procesos, con la esperanza de hacer que las personas sean más conscientes de cuán particular es su propia visión del mundo, y así confirmar la necesidad de crear una visión del mundo más amplia. Al hacer eso, no solo podemos mejorar la justicia, también podemos usar la empatía para convertirnos en una mejor persona.



Suttie, Jill. 30 de agosto de 2022.


Información original: https://greatergood.berkeley.edu/article/item/is_your_empathy_biased