top of page

Mi habitación, mi desorden, mi mundo


Una habitación en desorden, un escritorio henchido de libros, notas de colores, viejas fotografías, flores secas y más de una taza de café, no es sinónimo de una vida caótica. En ocasiones, el desorden de un espacio es la armonía de una mente creativa, es nuestra esencia y la lógica de un caos donde nos sentimos identificados: es nuestro mundo privado.


A lo largo de nuestra vida nos han inculcado la necesidad de ser ordenados, porque el orden es control y, a su vez, un entorno ordenado propicia cierta sensación de seguridad. Todo esto no deja de ser cierto, no obstante, algo que solemos hacer muy a menudo es concebir el desorden como una dimensión esencialmente negativa. El desorden es para muchos la esencia del fracaso, de la inactividad, de la laxitud y el abandono…


“Un escritorio desordenado o una casa desordenada no es sinónimo de una vida caótica, al igual que una mesa vacía no simboliza una mente vacía. Mi espacio desordenado no es más que el rumor de mi mente, activa, libre y creativa…”

Lo creamos o no existe una auténtica psicología del desorden. Se trata de una tendencia científica especializada en analizar qué subyace detrás de este comportamiento y estos rasgos. La “Universidad de Minnesota”, por ejemplo, ha concluido que un espacio desordenado potencia la creatividad de sus inquilinos. No obstante, este dato tiene muchos matices que pasamos a revelarte.


La psicología detrás del desorden


Empezaremos explicándote un dato realmente curioso. Tracey Emin es una artista británica que en 1999 presentó una obra al mundo tan excepcional como impactante. Era una cama desordenada, simplemente. En ella, había desde ropa, cigarrillos, pañuelos, botellas de vodka… Todo el conjunto, lejos de ser estético o atractivo, representaba un drama personal. Esa época que cualquier persona ha sufrido cuando su vida afectiva, va a la deriva.


Por esa obra titulada “My Bed” fue finalista del premio Turner, pero en el 2014, la casa Christie’s de Londres subastó la composición por 2,5 millones de libras. El arte moderno es un desafío, pero lo que más tarde declaró la propia artista tras el revuelo causado tras la subasta, es que ella misma suele trabajar de forma habitual en ese tipo de entornos igual de desordenados, porque el desorden, al menos para ella, es el germen de la creatividad.


A la misma conclusión llegó un trabajo publicado en el “The New York Times”, donde se demostró que en ocasiones, un entorno ligeramente desordenado genera que la mente se libere de convencionalismos y pueda moverse en todas direcciones para crear nuevas respuestas, nuevas ideas. Tampoco podemos olvidar que dentro de las fases de la creatividad, está esa “tormenta de ideas” donde de entre el caos, surge la decisión y en consecuencia, la innovación.