25 razones para entusiasmarse con la enseñanza

La profesión ofrece una gran cantidad de oportunidades.


Nataliia Nesterenko/iStock/Getty

Enseñar a cualquier nivel es uno de los trabajos más difíciles que existen. Hoy en día, los docentes se enfrentan cada vez más a desafíos que pueden hacer que uno se pregunte si deberían siquiera considerar ingresar a la profesión. Ya sea que se trate de la necesidad continua de maestros suplentes mientras persiste la pandemia, las controversias sobre el plan de estudios, los flujos y reflujos de las políticas y prácticas escolares, o las condiciones laborales cotidianas que afectan la vida de los maestros, ciertamente no hay escasez de problemas que enfrenta este campo.


Estas condiciones pueden hacer que un educador se pregunte: "¿debería siquiera enseñar?", "¿vale la pena?", “¿estos desafíos mayores afectarán la calidad de mi experiencia como maestra de aula calificada, acreditada y dedicada?” Por ejemplo, ¿podré, como docente, utilizar enfoques pedagógicos basados ​​en investigaciones que me hayan enseñado en mi programa de preparación docente?, ¿podré inspirar y orientar a los estudiantes e incluso utilizar mi propio viaje educativo para involucrar a los estudiantes en el aula?


Si bien estas preocupaciones ciertamente traen una serie de desafíos potenciales, a menudo se cuestiona el poderoso papel que juegan los educadores y la enseñanza en nuestra sociedad, especialmente en el contexto de los últimos dos años. Por ejemplo, sabemos que las comunidades vulnerables que se han visto afectadas de manera desproporcionada por la pandemia ya estaban marginadas por disparidades sociales, políticas, económicas, educativas y relacionadas con la salud antes de marzo de 2020. Estas realidades hacen que la educación sea una promesa y el papel del maestro sea mucho más significativo en el contexto actual, especialmente para los más vulnerables de nuestro país.


A continuación, se enlistan 25 razones para enseñar. En lugar de permitir que los posibles obstáculos para la enseñanza nublen nuestra perspectiva sobre por qué la profesión es tan vital hoy en día, concentrémonos en las oportunidades que la enseñanza brinda todos los días al salón de clases. Esto es particularmente relevante para los maestros que comienzan un nuevo año escolar, los futuros maestros que actualmente están en programas de formación docente y los futuros maestros que están considerando el campo de la educación.


Como educador actual o futuro, tu enseñanza probablemente te brindará oportunidades para hacer lo siguiente:


  1. Construir una conexión significativa con un estudiante.

  2. Priorizar la humanidad de un estudiante.

  3. Permitir que los estudiantes se reinventen a sí mismos todos los días.

  4. Ejercer la máxima flexibilidad, especialmente mientras continuamos navegando por la pandemia.

  5. Reconocer el trauma colectivo del No. 4 y su impacto continuo en el simple "ser", no solo para los estudiantes, sino también para los maestros y las familias.

  6. Ser un maestro que brinde a los estudiantes segundas, terceras y cuartas oportunidades.

  7. Reducir el daño sistémico pasado una vez que el estudiante ingrese a su salón de clases al promover prácticas impulsadas por la equidad.

  8. Construir una comunidad con sus compañeros, maestros en su escuela, distrito y/o comunidad.

  9. Establecer una sociedad con las familias, especialmente aquellas que han luchado para construir tales sociedades en el pasado.

  10. Despertar un interés en el aprendizaje para el estudiante aparentemente desconectado.

  11. Reconocer las cualidades de liderazgo en ese estudiante que necesitaba escuchar las palabras: “Eres un líder”.

  12. Proporcionar a los estudiantes un espacio intencional para escuchar sus voces en el aula.

  13. Inspirar a los estudiantes mostrándoles quiénes eran, quiénes son y hacia dónde van.

  14. Mostrar a los estudiantes la excelencia de su comunidad.

  15. Redefinir cómo se ve la excelencia educativa en las diversas comunidades de los estudiantes (compañeros, familias, comunidades, sociedad).

  16. Reflejar a sus estudiantes sus contribuciones históricas, culturales y comunitarias.

  17. Ser el único maestro que sus estudiantes esperan ver todos los días.

  18. Proporcionar a los alumnos herramientas que validen sus experiencias de vida.

  19. Crear actividades pedagógicas que (re)posicionen a los estudiantes como docentes y facilitadores del aprendizaje.

  20. Redefinir el “conocimiento” con sus alumnos; los estudiantes son de hecho creadores de conocimiento.

  21. Modelar prácticas equitativas en el salón de clases; la equidad es más que un principio, es también una acción.

  22. Centrar cariño (cuidado) dentro del quehacer educativo.

  23. Forjar la esperanza para los estudiantes en su salón de clases todos los días.

  24. Despertar todos los días sabiendo que harás una diferencia en la vida de un estudiante.

  25. Realizar la promesa de la educación todos los días a través de su enseñanza y dedicación.


Si bien es comprensible que los maestros y algunos futuros maestros puedan cuestionar, o incluso dudar de la profesión docente, la esperanza es que los maestros actuales y futuros se den cuenta de que están en el lugar correcto y que nuestros estudiantes, familias y comunidades los necesitan. Los docentes no pueden hacer este importante trabajo solos y nuestros líderes, formuladores de políticas y profesionales del desarrollo docente desempeñan un papel fundamental para garantizar su éxito, especialmente en el contexto de todo lo que es la profesión.



Rodriguez, Louie F. 2022.


Información original: https://www.edweek.org/teaching-learning/opinion-25-reasons-to-get-excited-about-teaching/2022/09

93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo