Los millennials no son la única "generación agotada" (pregúntanos a nosotros)


En su nuevo libro, Can’t Even, la periodista estadounidense Anne Helen Petersen escribe sobre cómo los millennials se han convertido en "la generación del agotamiento".

Es la sensación de que te has golpeado contra la pared por el cansancio, pero luego tienes que escalar la pared y seguir adelante. No hay catarsis, no hay descanso duradero, solo este zumbido de fondo de agotamiento.

El libro, publicado recientemente en Australia, se basa en el ensayo viral que Petersen escribió en 2019.


En esencia, el libro es una crítica sobre la naturaleza de los lugares de trabajo modernos y la economía moderna.


Como Petersen le dijo recientemente,

Existe una sensación de inestabilidad que es la condición económica básica para muchos, muchos millennials, y se ve reforzada por estos otros componentes de nuestras vidas que hacen que sea más difícil alejarnos de ella.

Petersen sostiene que los millennials, nacidos entre principios de los 80 y mediados de los 90, han alcanzado la mayoría de edad en un mundo donde cada vez más de su tiempo es demandado no solo por el trabajo, sino también por la vida.


La tecnología significa que el trabajo nos sigue a todas partes, a todas horas, mientras que el tiempo libre ocurre (o se “realiza”) en las redes sociales. Mientras tanto, las casas se convierten en alquileres de Airbnb, los coches se convierten en servicios de viaje compartido.


¿Qué tiene que ver la edad con eso?


Petersen cuenta historias reales e importantes sobre la frustración, la ansiedad y el malestar de ella y sus contemporáneos. Sin embargo, nos hace un flaco favor a todos al enmarcar esto como un “problema milenario”.


Si bien Petersen reconoce que el agotamiento afecta a todos, asume que los Millennials son un grupo concreto de personas cuya experiencia de agotamiento es excepcional.

La idea de grupos generacionales claros, cada uno con características definitorias, parece intuitiva. Tiene sentido que un grupo de contemporáneos que tuvieron experiencias similares en sus años de formación llegarían a tener actitudes, valores y creencias similares.


Pero muchos académicos no están seguros de que los grupos generacionales como los conocemos, como los Millennials, Gen X o Baby Boomers, sean tan reales o útiles como podríamos pensar.


La investigación empírica para probar agrupaciones generacionales ha producido “resultados muy variados y contradictorios”. Por lo tanto, muchos académicos no están convencidos de que existan grupos por año de nacimiento; hay demasiadas variables.


Por ejemplo, si un joven de 20 años de hoy no sigue la etiqueta de la oficina, ¿es esto un producto de que sea la Generación Z? ¿O porque esta persona es nueva en la fuerza laboral?


En términos más generales, la mayoría de las investigaciones sobre generaciones se han realizado en Europa, América del Norte y Australia / Oceanía. Dado que estas tres regiones juntas representan menos del 18% de la población mundial, queda claro lo poco que sabemos.


Entonces, si bien las frustraciones de Petersen y sus contemporáneos son reales, es importante enfatizar que son algo que todos enfrentan.


Sentimientos de agotamiento energético


Históricamente, el agotamiento se ha estudiado en relación con el estrés en el lugar de trabajo, particularmente cuando los empleados tienen un papel de cuidado.


Está definido por la Organización Mundial de la Salud como:

  • Sentimientos de agotamiento o agotamiento de la energía.

  • Mayor distancia mental del trabajo de uno, o sentimientos de negativismo o cinismo relacionados con el trabajo de uno.

  • Reducción de la eficacia profesional.

Pero los expertos médicos están comenzando a ver el agotamiento como un problema que afecta a toda la sociedad, particularmente cuando las personas se sienten abrumadas y fatigadas por el COVID-19. De manera similar, los grupos de salud mental han identificado el agotamiento como producto del estrés crónico o a largo plazo.


Es decir, los científicos y los servicios de apoyo están comenzando a comprender que el agotamiento no es necesariamente un producto del lugar de trabajo específicamente, sino de todo lo que sucede en la vida de una persona, desde la cantidad de tecnología que usan hasta la cantidad de compromisos que tienen.


Todo el mundo lo superó


En 2020, ¿quién de nosotros puede decir que no se siente agotado?


Después de un verano de incendios forestales, tuvimos (y todavía tenemos) una pandemia. Para muchos, los límites entre el trabajo y la vida se han derrumbado porque hemos necesitado trabajar, cuidar y relajarnos en casa, a veces en la misma habitación.

El COVID ha ido acompañado de un estado de angustia aparentemente permanente, ya que todos nos encontramos al borde del desastre en busca de las últimas actualizaciones. Muchas personas también han perdido ingresos y seguridad laboral. Y más de 2 millones de personas en todo el mundo han perdido la vida.


El agotamiento es más que una pandemia


Pero no es “solo 2020”. Las últimas décadas han sido testigos de grandes cambios en la forma en que vivimos y nos relacionamos con quienes nos rodean.


Por ejemplo, las redes sociales han tenido un efecto profundo, y no siempre para mejor en términos de nuestra salud mental.

En el lugar de trabajo, ha florecido una “cultura de las horas extraordinarias”. En 2019, aproximadamente el 13% de la fuerza laboral de Australia trabajaba más de 50 horas a la semana.


El aumento del empleo ocasional puede haber permitido una mayor flexibilidad, pero ha aumentado la inseguridad, sin licencia remunerada y con horarios de trabajo inestables.


Aquí es importante señalar que, en 2020, las personas de entre 15 y 24 años representaron menos del 40% de todos los trabajos ocasionales. Si bien la fuerza laboral ocasional se inclina hacia los trabajadores más jóvenes, la informalización de la fuerza laboral nos afecta a todos.


Además de todo esto, hemos visto niveles crecientes de deuda estudiantil y familiar, precios de la vivienda disparados y los efectos crecientes del cambio climático.


Todos tenemos muchas razones para sentirnos bombardeados por la vida.


¿Cómo resuelves el agotamiento?


¿Así que qué hacemos? No hace falta decir que el agotamiento generalizado debido a las fuerzas sociales, económicas y políticas en medio de una pandemia es un problema complejo de resolver.


A nivel individual, existen recursos para ayudarnos a abordar nuestra salud mental y apoyar a quienes nos rodean.


Sin embargo, el cambio sistémico es mucho más complejo. Los académicos y líderes mundiales han sugerido que reducir la semana laboral podría ser un paso importante. Aunque, como señaló Peterson, ya no se trata solo de que el trabajo exija nuestro tiempo, energía y atención.


Como señala Peterson, un área que puede necesitar una reinvención es cuánto y con qué frecuencia consumimos información. Los académicos de la década de 1960 ya estaban planteando preocupaciones sobre el impacto que tanta información podría tener en las personas y, a su vez, en la sociedad.


Nosotros, como humanos, somos criaturas sociales y curiosas, pero ¿cuántas noticias, conexiones e información son buenas para nosotros?


Comparar generaciones es una trampa


Cómo observa la periodista de Slate Shannon Palus, Petersen merece crédito por identificar grandes problemas en una cultura que constantemente pide más acceso a todos los aspectos de nuestras vidas.


Sin embargo, enmarcar este problema como uno que pertenece a los Millennials o que tiene un impacto único es una trampa. Nos anima a comparar diferentes generaciones para ver quién está menos o más quemado.


Realmente, nuestra atención debería estar dedicada a trabajar juntos para reducir el agotamiento de todos.


Información original: https://theconversation.com/millennials-are-not-the-only-burnout-generation-just-ask-the-rest-of-us-147089


Por: Steven David Hitchcock

Profesor de la Universidad de Sydney


#Saludmental #Estrés #Generaciones #Milenials #COVID19

152 vistas0 comentarios