Mejorando la memoria de trabajo en el salón de clases.


Investigaciones muestran que las distracciones, el material confuso o una cantidad abrumadora de información pueden afectar la memoria de trabajo de un estudiante. A continuación, explicaremos cómo respaldar mejor esta función ejecutiva esencial.


La memoria de trabajo es donde almacenamos temporalmente la información que estamos manipulando activamente. Es como el bloc de notas del cerebro, o podría pensar en él como una especie de Post-its mentales.


Ya sea que estemos contemplando nueva información, resolviendo activamente problemas complejos o siguiendo instrucciones, la memoria de trabajo proporciona tanto el espacio cognitivo como las herramientas cognitivas para procesar nuevos pensamientos.


Pero la memoria de trabajo también es un recurso finito que compite con otros sistemas cerebrales y puede desconectarse cuando un estudiante está distraído, ansioso o simplemente tratando de aprender demasiado, demasiado rápido.


Entonces, si la memoria de trabajo es crucial para el aprendizaje, ¿cómo la mejoras en su salón de clases? Intenta comenzar nuevas lecciones conectando el tema con conocimientos previos.


El andamio de material desconocido con material familiar reduce la incertidumbre, liberando memoria de trabajo para operar de manera más eficiente.


Evita abrumar a los estudiantes con demasiadas ideas a la vez. Divide las lecciones en partes manejables y asegúrese de que todos los estudiantes tengan la oportunidad de mantenerse al día.


Para salvaguardar la memoria de trabajo, reduce los ruidos fuertes o repetitivos, asegúrate de que las decoraciones del aula no estén demasiado ocupadas y evala el entorno en busca de otras distracciones sensoriales.


Una nota especial sobre los teléfonos celulares: un estudio de 2017 encontró que la memoria de trabajo se ve comprometida por la mera presencia de su teléfono celular, incluso cuando lo apaga o lo ignora. Colócalo en una habitación separada, lo más lejos que pueda, para preservar su enfoque cognitivo.


Mientras más estudiantes tengan que realizar un seguimiento, menor será la capacidad cognitiva disponible para resolver problemas complejos.


Por lo tanto, proporciona andamios, escribe o registra información clave, considera tablas de anclaje y usa señales verbales y visuales claras para reducir la fricción cognitiva y guiar la atención de los estudiantes durante una lección.


Finalmente, no lo olvides, los descansos cerebrales son higiene mental. Entreteje actividades como ejercicio, recreo, meditación e incluso soñar despierto o dormir para permitir que los estudiantes despejen la memoria de trabajo, restablezcan su enfoque y salten a una nueva lección con energías.


La memoria de trabajo es fundamental para el aprendizaje, ya que proporciona tanto el espacio cognitivo como las herramientas cognitivas para procesar nuevos pensamientos.


Información original:

https://www.edutopia.org/video/optimizing-working-memory-classroom

32 vistas0 comentarios