Mantener a los estudiantes mayores comprometidos durante todo el año

Actualizado: 23 nov

A veces, mantener a los estudiantes de secundaria y preparatoria comprometidos es cuestión de hacerlos sentir parte de la comunidad.



Después de que se haya desvanecido la emoción de las primeras semanas de un nuevo año escolar, los maestros buscan estrategias para mantener a los estudiantes involucrados en el salón de clases, creyendo que, si encontramos la herramienta adecuada, podríamos captar su atención.


A menudo, nuestra respuesta a la desconexión ha sido crear actividades "divertidas", ofrecer opciones a los estudiantes, cambiar el aprendizaje o tomar descansos mentales que están diseñados para entusiasmar a los estudiantes o prepararlos para aprender, pero ¿qué pasa si su falta de compromiso está arraigada en la creencia de que no son parte de la comunidad de aprendizaje? El aumento de las ausencias, los retardos y los problemas con el uso del celular durante la clase subrayan que los estudiantes se sienten desconectados.


En su libro Community: The Structure of Belonging, Peter Block enfatizó que “expandir un sentido compartido de pertenencia” es esencial para construir un tejido social de comunidad y “ocurre en un número infinito de pequeños pasos”. Necesitamos dejar de buscar la atención de los estudiantes y, en cambio, comprometernos a mantener a nuestros estudiantes unidos como comunidad. Cuando invitamos a los estudiantes a aprender, comenzar con sus fortalezas y desarrollar el apoyo de un equipo, los maestros pueden involucrar a los estudiantes de manera significativa durante todo el año.


INVITAR A LOS ESTUDIANTES A APRENDER

Las invitaciones para aprender son momentos intencionales de acercamiento para conectarse, como cuando pronunciamos correctamente los nombres de los estudiantes y los saludamos cuando entran al salón de clases (especialmente cuando llegan tarde). Alentar a los estudiantes a compartir su aprendizaje entre ellos, es una invitación para aprender y conectar entre sí.


Estas pequeñas acciones construyen comunidad, pero ¿las hacemos todos los días? Como maestros, trabajamos para conectarnos con todos nuestros estudiantes, pero ¿esperamos que nuestros estudiantes sepan los nombres de los demás y los guiemos para saludarse al comienzo de la clase? Es el ritual y la rutina lo que nos ayuda a generar confianza con y entre los estudiantes. Estos patrones también refuerzan que queremos y esperamos que los estudiantes sean parte del tejido que estamos tejiendo juntos. Cuando los estudiantes tienen un sentido de pertenencia, tienen una razón para participar.


COMENZANDO CON FORTALEZAS

Comenzar con las fortalezas significa que antes de señalar las fallas o defectos que vemos en nuestros estudiantes o en su trabajo, nombramos los aspectos positivos y los aciertos. Nuestros estudiantes a menudo también se enfocan en los errores, lo que puede ser paralizante. Se necesita un trabajo deliberado para formar este nuevo hábito de encontrar puntos brillantes, especialmente cuando los déficits son obvios.


Siempre hay una fortaleza sobre la cual construir, incluso si eso significa decir: "¡Qué manera de presentarse un martes por la mañana!" Establecer rutinas que reorienten a los estudiantes para que primero vean las fortalezas puede ayudar a desarrollar la confianza necesaria para aprender.


Hacer que los estudiantes señalen qué pasos del problema matemático entendieron justo antes de confundirse o preguntarles: "¿Qué salió bien?" al informar por primera vez sobre una actividad, prepárelos para notar pequeñas victorias.


Otro punto de entrada al aprendizaje basado en las fortalezas es pedirles a los estudiantes que identifiquen las fortalezas que tienen en común con sus compañeros. Los grupos de afinidad pueden ayudar a los estudiantes a aprender a valorar a sus compañeros de clase como conocedores, hábiles y útiles para la comunidad de aprendizaje. Alternativamente, pedirles a los estudiantes que reconozcan una fortaleza individual que aportan al grupo puede ayudarlos a ver fortalezas únicas en ellos mismos.


Para hacer más posible centrarse en las fortalezas, considere el impacto de reexaminar las prácticas de evaluación. Al eliminar puntos, brindar retroalimentación u ofrecer oportunidades para que los estudiantes se autoevalúen o reflexionen sobre sí mismos, los maestros pueden desviar parte del enfoque de obtener una calificación. Comenzar con las fortalezas crea un entorno positivo y de apoyo al que vale la pena unirse.


CONSTRUYENDO UN AMBIENTE DE EQUIPO DE APOYO

Construir un entorno de equipo de apoyo en toda la clase significa que debemos desafiar a nuestros estudiantes no solo a trabajar entre ellos, sino también a comenzar a comprender el valor de trabajar unos para otros. Los estudiantes que se sientan en filas y completan tareas individuales nunca necesitan realmente conocerse o confiar en los demás, aislándose aún más de sus compañeros.


Podemos establecer un sentido de equipo dentro de nuestras aulas mediante la introducción de normas. Algunas normas creadas por los maestros están destinadas a imponer el cumplimiento o las expectativas de comportamiento o pueden ser una visión de cómo debería ser un salón de clases.


Las normas del aula orientadas al equipo, por otro lado, son acuerdos de trabajo que sustentan la cultura de apoyo de la comunidad. Son dinámicos y co-escritos con aportes de los estudiantes. Estas normas deben incluir expectativas para apoyar a los miembros de la comunidad, respetar las diferencias y practicar la empatía. Por ejemplo, "Tienes el derecho de pedir ayuda y el deber de ayudar" o "Nos necesitamos unos a otros" establecen la expectativa de que en este salón de clases trabajaremos juntos y nos apoyaremos unos a otros mientras aprendemos.


El aprendizaje en un entorno de equipo también incluye la colaboración. Las tareas valiosas para el grupo ayudan a los estudiantes a aprender a confiar unos en otros como compañeros de equipo necesarios y valiosos que trabajan hacia un objetivo común. En lugar de asignar tareas grupales que un estudiante pueda completar fácilmente, agregue roles que requieran interdependencia y responsabilidad; por ejemplo, permita que solo un estudiante haga preguntas al maestro o asigne a un estudiante para visitar otros grupos e informar.


El trabajo grupal más complejo puede incluir asignar a cada miembro del grupo una lente crítica diferente (filosófica, económica, histórica) a través de la cual investigar un problema o quitarle la vista o la capacidad de hablar a un miembro del grupo durante un desafío de equipo en particular.


Las experiencias compartidas con toda la clase o en equipos enseñan a los estudiantes a depender unos de otros.


Motivar a los estudiantes a establecer metas para su grupo o asignarse tareas para estar listos para la discusión del lunes aumenta la propiedad de la tarea por parte de los estudiantes y su confianza mutua. Pensar en el éxito del grupo y cómo contribuyeron individualmente a ese éxito ayuda a los estudiantes a reconocer el esfuerzo comunitario por aprender. Cuando los estudiantes se sienten responsables ante el grupo, es más probable que se presenten.



Beaton, Anne. 2022.


Información original: https://www.edutopia.org/article/keeping-older-students-engaged-all-year-long

55 visualizaciones0 comentarios