Efecto del vamping en adolescentes: privación crónica de 1 hora de sueño los días laborables


Uno de cada 4 jóvenes siente problemas de concentración por el uso excesivo de dispositivos electrónicos


Existen muchos motivos por los cuales la calidad de nuestro sueño se puede ver afectada: estrés, preocupaciones en el ámbito laboral o familiar, mala gestión emocional, malos hábitos de sueño, tendencia a anticipar y pensar en el futuro, horarios excesivamente tardíos... Factores que, la mayoría de las veces, no podemos controlar fácilmente. Precisamente por esta razón, es importante detectar todas aquellas conductas o hábitos que afectan a nuestro sueño y que podríamos modificar para mejorarlo. Unas de estas conductas a evitar es el vamping.


El vamping es un fenómeno que se produce cuando las horas de sueño se acortan, aumentando el riesgo de sufrir los efectos asociados al insomnio, a causa de pasar ese último rato antes de cerrar los ojos consultando distintos dispositivos electrónicos. Se trata de una práctica mucho más generalizada entre niños y adolescentes, pero que cada vez afecta a más adultos. Según un estudio llevado a cabo por PiLeJe, el laboratorio francés especializado en microbiota, micronutrición y fitoterapia, el 52% de los adolescentes encuestados (de entre 12 y 17 años) afirman consultar dispositivos electrónicos justo antes de ir a dormir. Algo que provoca que 1 de cada 4 adolescentes sientan, de forma habitual, somnolencia y problemas de concentración, durante las mañanas, en su lugar de estudios.


Incapaces de no consular el móvil antes de dormir


Consultar el móvil -o cualquier otro dispositivo- antes de ir a dormir se ha vuelto una costumbre para los adolescentes, aunque también para los adultos. El entretenimiento individual (juegos, redes sociales, etc) sin necesidad de compartir información con amigos o familia es la principal actividad que desarrollan los adolescentes a esa hora (73%), aunque el 56% sí que afirman que dedican ese tiempo a compartir contenidos con sus seguidores y amigos.


Según el estudio, la mayoría (54%) lo hace simplemente por costumbre, el 31% afirma que les relaja y un 22% confiesa que son incapaces de no hacerlo. Además, más de la mitad de los adolescentes encuestados que usan dispositivos antes de ir a dormir, dicen que no controlan el tiempo que pasan cuando están con el móvil y que siempre dedican más tiempo del que desearían (55%).


El neurofisiólogo y especialista en sueño, Dr. Javier Albares, explica que “estos datos están en la línea de los últimos estudios publicados, mostrando que cada vez es más frecuente el uso de los dispositivos en las horas previas al sueño, lo que influye no sólo en la cantidad de horas dormidas, sino también en su calidad. Los adolescentes viven la semana durmiendo 1 hora menos de lo que deberían, lo que puede llegar a tener importantes repercusiones en la salud”.


Cansancio, poca energía y falta de concentración

El hecho de estar expuestos a las pantallas luminosas de nuestros dispositivos afecta directamente a la glándula pineal, situada en el cerebro y encargada de fabricar la melatonina, esa sustancia que nos ayuda a conciliar el sueño y dormir bien. Por este motivo, el vamping puede llegar a tener efectos no únicamente en la calidad de nuestro sueño, sino también en nuestra salud.


El estudio de PiLeJe pone en relieve que el 27% de los adolescentes encuestados han sentido recientemente sensación de cansancio, el 17% han notado tener poca energía y el 16% falta de concentración. El 64% de ellos han presentado somnolencia en clase, un 24% de ellos varios días a la semana. Por otro lado, únicamente el 12% de los adolescentes se despiertan de forma natural.


Según el doctor Javier Albares, «sabemos que los adolescentes mal dormidos presentan mayor incidencia de trastornos del estado de ánimo, peor rendimiento escolar y mayor tendencia al consumo de estimulantes y tóxicos. La tendencia observada a un mayor uso de los dispositivos conforme se hacen mayores todavía hace más preocupante estos datos, encontrándonos ante un problema de salud pública que necesita, para poder ser revertida, una intervención pedagógica urgente en los colegios y las familias, insistiendo en la importancia del sueño y la influencia en él del uso de dispositivos electrónicos en las 2 horas previas».


Información original en: https://www.abc.es/familia/educacion/abci-efecto-vamping-adolescentes-privacion-cronica-1-hora-sueno-dias-laborables-202109260029_noticia.html



38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo