Cómo los niños están transformando el status quo del mañana

Actualizado: jul 20




Es difícil hablar con los niños, especialmente si no los conoces.


Siempre ha existido el mito de que ser adolescente o "preadolescente" es solo una fase, caracterizada por la autocomplacencia y la adicción a las redes sociales. Pero esta es una generalización muy amplía e injusta, por lo que nuestros datos desafían varios de estos estereotipos.


Además, las actitudes expresadas a esta edad son una buena indicación de cómo pensarán y actuarán los consumidores del mañana, y qué rasgos es probable que los distingan.


GWI Kids, nuestro nuevo conjunto de datos, colorea en las áreas grises interpretando los pensamientos y deseos de nuestra audiencia más joven.


Esta investigación va más allá de lo que se ve a grandes rasgos para revelar cómo realmente ven el mundo que los rodea.


Si bien hay mucho que decir, este blog destaca cuatro cosas que hemos aprendido sobre los niños.


1. Su relación con la tecnología es complicada.

Un cliché es que a los niños les encanta la tecnología y confían en usarla. Sin embargo, esto simplifica demasiado su relación con el mundo digital, que tiene diferentes facetas.


Los niños de hoy utilizan la tecnología a una escala sin precedentes. Junto con la educación, el COVID-19 también ha llevado las actividades extracurriculares al ámbito virtual.


Y nuestros datos reflejan estas tendencias: hablar con amigos en línea es actualmente una actividad que después de la escuela, es más común que verlos en persona (42% frente a 28%).


Pero el hecho de que los niños dependan de los dispositivos más que sus mayores, no significa que para ellos sea la mejor manera de hacerlo.


De hecho, muchos jóvenes (de 12 a 15 años) ven la tecnología como un arma de doble filo.


Mientras que el 60% dice que los dispositivos les permiten sentirse más cerca de sus amigos, el 58% se toma descansos para no usarlos o siente que pasan demasiado tiempo en línea.


Como se muestra en nuestra encuesta Core entre adultos, los usuarios más habituales de medios digitales como de las plataformas sociales, tienden a ser los más preocupados por su influencia en su bienestar.


Si los patrones actuales continúan, la demanda de herramientas que puedan minimizar el impacto del uso contemporáneo de Internet será mayor entre esta generación.


En términos de sentirse seguro al conectarse, los niños están divididos.


Aproximadamente la mitad de los adolescentes dicen que saben cómo estar seguros en Internet; y aquellos que deciden qué aplicaciones descargan tienen más probabilidades de cumplir con ese porcentaje, a diferencia de aquellos cuyos padres deciden (55% vs 46%).


Si bien no podemos suponer que sean capaces de evaluar con precisión su propia seguridad, estas cifras indican que la confianza en sí mismos solo viene con la práctica.


En lugar de controlar la cantidad de tiempo que pasan en línea y el contenido que consumen, se debe alentar activamente a los adolescentes a pensar críticamente sobre sus hábitos digitales.


Conclusión clave: las empresas de software y tecnología de la comunicación cuyos productos son utilizados por niños pueden ayudar a educarlos ofreciéndoles guías en línea o charlas técnicas. Por ejemplo, la empresa de tecnología educativa Smile and Learn explica la privacidad en línea a los niños en términos simples en su canal de YouTube, y emisoras como la BBC han creado contenido similar en el pasado.


2. Son cada vez más conscientes de los problemas y las incertidumbres del mundo.

No podemos asumir que todas las generaciones venideras serán más progresistas o conscientes del medio ambiente que la anterior.


E incluso si lo fueran, sus métodos podrían desviarse del statu quo.


En nuestra última ola de investigaciones de GWI USA, las personas de 16 a 24 años son las menos propensas a decir que intentan reciclar tanto como sea posible, pero las más propensas a desear que su gobierno hiciera más para ayudar al medio ambiente, lo que sugiere un mayor enfoque en el cambio estructural, en vez del individual.


Si bien es demasiado pronto para saber exactamente cómo se comportarán los niños para impulsar el cambio, están listos para escribir su propio capítulo en el libro del progreso, dado que muchos ya están comprometidos con el cuidado del planeta y la protección de su gente.


Nuestros datos destacan cuán activos están los adolescentes jóvenes: cuidar el planeta y reciclar ocupan un lugar más alto en la lista de prioridades que las preocupaciones típicamente asociadas con este grupo de edad, como preocuparse por lo que sus compañeros piensan de ellos (28%) y tener lo último moda (23%).


También se destacan las actitudes altruistas de los adolescentes. Ayudar a las personas, la igualdad de trato y la protección contra el acoso se encuentran entre las cinco declaraciones principales que describen como importantes para ellos.


Y estas creencias solo se fortalecen a medida que ascienden en la escuela y aumenta su conciencia.


Más importante aún, estas ideas se han convertido en pasiones: el 46% está interesado en el medio ambiente o el cambio climático.


Por lo tanto, el aumento de la conciencia entre los niños es solo la mitad de la historia, y muchos quieren una parte de la acción.


Más de una cuarta parte de los adolescentes dicen que utilizan principalmente las redes sociales para compartir información sobre las causas que les preocupan, una cifra que también aumenta con la edad. Esta es otra señal de que un número creciente de personas no está dispuesto a quedarse al margen.


En última instancia, vivir y respirar estos valores debe ser la máxima prioridad de todas las marcas, ya que los altos niveles de compromiso con las causas sociales y ambientales prometen fortalecer las futuras relaciones B2C.


Conclusión clave: dado lo desarrollados que están los principios de los adolescentes en esta etapa, es probable que sus decisiones de compra en la edad adulta estén muy orientadas a un propósito. Los niños más pequeños también están teniendo un impacto; la mayoría de los 8-11 deciden los juguetes que compran o llegan a un acuerdo con sus padres, y las investigaciones anteriores muestran que estos últimos a menudo son desafiados por sus hijos por prácticas insostenibles. Por lo tanto, la decisión de Lego de introducir ladrillos hechos de plástico reciclado probablemente se debió tanto a complacer a los niños como a los padres.


3. Están trabajando para romper el club de chicos, pero necesitan refuerzos.

Si bien algunos son naturalmente más abiertos que otros, un problema social urgente son las barreras que enfrentan las mujeres.


Nuestra investigación principal aclara este desequilibrio: las mujeres adultas tienen menos probabilidades que los hombres de describirse a sí mismas como ambiciosas (-12%), centradas en su carrera (-9%) y seguras (-6%).


Pero justo cuando Veganuary dio impulso al movimiento basado en plantas, el Día Internacional de la Mujer y campañas como "We See Equal" de P&G están inyectando más autoestima en las niñas, y el creciente énfasis en la igualdad de oportunidades claramente ha tenido un impacto.


Según nuestros datos, las niñas no solo tienen la misma probabilidad de mostrar confianza que los niños, es más probable que digan que pueden hacer cualquier trabajo que quieran (57% frente a 31%) y que expresar sus opiniones es importante (47% frente a 42 %).


Tal como están las cosas, las niñas de hoy tienen el potencial de revertir la brecha de género.


Por otro lado, estas estadísticas podrían ser más altas; y el hecho de que solo 3 de cada 10 niños sientan que pueden perseguir cualquier carrera, resalta un problema diferente.


Las investigaciones han demostrado que, en comparación con el número cada vez mayor de mujeres que ingresan a ocupaciones dominadas por hombres, el número de hombres en campos con sesgos femeninos sigue siendo muy bajo.


Las mentes de las niñas pueden estar cambiando gracias a la mensajería eficaz, pero los programas también deben atender a los niños, muchos de los cuales podrían ser desincentivados para que no crucen las barreras de género más adelante.


Conclusión clave: más iniciativas deberían dirigirse a los niños, cuyas ideas recién comienzan a formarse. Los modelos a seguir deben ser la piedra angular de todo enfoque y demostrar que los trabajos en ambos lados del espectro no tienen género. Un buen ejemplo es la campaña de la AAMN, "¿Eres lo suficientemente hombre para ser enfermero?", Que hizo que los embajadores varones fueran a las escuelas para disipar los estereotipos sobre los cuidadores, destacando la necesidad de celebrar a los niños que se preocupan junto con las niñas que codifican.


4. Para ellos, los influencers son embajadores, no iconos.

Los influencers resuenan con fuerza entre el público joven.


A diferencia de los adultos, es más probable que los adolescentes digan que inician sesión principalmente en plataformas sociales para ver contenido de influencers, que publicaciones de marca, lo que destaca el nivel de alcance al que han llegado.


Los seguidores de estos influencers a menudo se caracterizan por ser conscientes de la imagen y es mucho más probable que digan que tener la última moda es importante.


Pero no deberíamos terminar nuestro análisis allí. Los intereses de este grupo son variados y sugieren cómo los influencers pueden impulsar el autodesarrollo.


Muchos seguidores están interesados ​​en la salud (49%), la naturaleza (45%) y los libros (42%); y varios influencers promueven estilos de vida positivos. Varios han iniciado una tendencia en TikTok llamada "BookTok", que ayuda a los niños a descubrir nuevos títulos.


Si bien la cultura de las celebridades se ha relacionado con las enfermedades mentales y el materialismo, su impacto a menudo se exagera. La mayoría de los adolescentes no cree que las redes sociales sean un reflejo exacto de la vida de las personas, por lo que los esfuerzos para mejorar la alfabetización mediática de los niños no han sido en vano.


Los niños también son mucho más propensos a decir que sus modelos a seguir son personas en la vida real que personas famosas.


El New York Times describió una serie de pasos de alto perfil en 2020 sobre "un rápido desmantelamiento del culto a la celebridad", ya que a los jóvenes les resultaba cada vez más difícil identificarse con el brillo e importancia que tenían influencers de renombre.


Con esto podemos confirmar un fuerte enfoque en el "héroe cotidiano". COVID-19 puso las desigualdades en el centro de atención y, como sugerimos, los niños también perciben estos problemas.


En el clima actual, las exhibiciones tradicionales de lujo solo amenazan con abrir una brecha entre los influencers y sus jóvenes seguidores.


Conclusión clave: la forma en que se cuenta o presenta una historia determina qué tan bien se relaciona la audiencia con ella, que es algo que los planificadores de contenido deben tener en cuenta. El equipo de Mattel, por ejemplo, está considerando cuidadosamente el papel de Barbie como modelo portavoz e influencer. Las muñecas en su cuenta de Instagram no solo son mucho más inclusivas que en el pasado, sino que a menudo se basan en personas reales y se les da voz, promoviendo regularmente temas como la meditación, las artes y manualidades y la diversidad.


Información original: https://blog.gwi.com/chart-of-the-week/kids-transforming-tomorrows-status-quo/


Por: Shauna Moran de GWI


22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo